Estudio de un paciente con hipertensión arterial e hipopotasemia

Autores: María Mellado1, María Areses1, Rubén Arnáez1, Victoria Acha1, Andrés Rivas2

Sº Medicina Interna (B)1, Sº Urología (B)2. Complejo Hospitalario de Navarra, Pamplona.

Objetivo

describir el proceso diagnóstico de un paciente con hipertensión arterial e hipopotasemia en referencia a un caso clínico.

Material y métodos

Revisión de un caso, la bibliografía y las guías clínicas publicadas al respecto.

Caso

Varón de 34 años, sin antecedentes médico-quirúrgicos ni familiares relevantes. Remitido a la consulta de Medicina Interna desde el Sº de Urgencias por hipertensión arterial. Un año antes en un control rutinario de empresa se habían objetivado cifras de tensión arterial elevadas (180/110), sin clínica acompañante. Valorado por su médico de atención primaria, se realiza estudio analítico sin hallazgos significativos, recomendando medidas higiénico-dietéticas, a las que posteriormente se añade enalapril 20 mg y después nifedipino sin llegar a obtener control óptimo de la misma. Unos meses después padece un cólico renal derecho, que al ser tratado con antiinflamatorios no esteroideos, desencadena un aumento de sus cifras de presión arterial; tras valoración en el Sº de Urgencias es remitido para estudio. En la anamnesis por aparatos destaca únicamente poliuria sin nicturia.

En la exploración física presenta cifras de TA de 180/120 mmHg, IMC 25 y soplo mesosistólico. El ECG muestra un ritmo sinusal con bloqueo de la rama izquierda del haz de Hiss y signos de hipertrofia ventricular. La Rx de tórax no muestra alteraciones significativas. En el estudio de laboratorio se pone de manifiesto hipopotasemia de 2’8 mmol/L (valores de referencia entre 3’6 y 5), elevación de aldosterona (478 ng/L, con valores de referencia en posición sentada de 42-201) y cifra disminuida de renina (0’9, valores de referencia para edad entre 5’1 y 38’7); resto de estudio de sangre dentro de la normalidad; en el análisis de orina se evidenció proteinuria de 100 mg/dL y pH alcalino (8). Se realizó también una ecografía abdominal y un eco-doppler renal en las que no se objetivaron hallazgos significativos, un ecocardiograma sin datos de enfermedad estructural y un TAC abdominal que puso de manifiesto un nódulo suprarrenal derecho sugestivo de adenoma.

Con estos datos se realiza una presunción diagnóstica de hipertensión arterial por posible hiperaldosteronismo 1ª secundario a adenoma suprarrenal derecho y se deriva al Sº de Urología para intervención. Tras la adrenalectomía se normalizan las cifras de tensión arterial y los niveles de hormonas e iones en sangre.

Discusión

Ante todo paciente que presente hipertensión arterial severa, especialmente si se trata de personas jóvenes, deberemos realizar un estudio de hipertensión arterial secundaria. Las principales entidades a descartar son exceso de mineralocorticoides (hiperaldosteronismo primario), enfermedad vasculo-renal y tratamiento con diuréticos.

Conclusiones

La presencia de hiperaldosteronismo primario debe sospecharse en aquellos pacientes que presenten la tríada de hipertensión arterial + hipopotasemia no explicada + alcalosis metabólica (pese a que la hipopotasemia sólo se encuentra presente en menos del 50% de los casos al diagnóstico). La determinación de la concentración plasmática de aldosterona y la actividad de renina plasmática son de especial utilidad para el diagnóstico.