FIEBRE DE ORIGEN DESCONOCIDO COMO PRESENTACIÓN DE UNA TIROIDITIS SUBAGUDA

A. Burzako, J. Aguirre*, P. Martinez Odriozola, MA San Martín*, J Baraya**, M. Martinez*
Servicio de Medicina Interna.* Servicio de Urgencias**Servicio de Infecciosas.
Hospital de Basurto

INTRODUCCIÓN: La tiroiditis subaguda es una enfermedad poco frecuente (5% de las enfermedades tiroideas), de posible origen vírico y con un predominio por el sexo femenino (6:1) entre los 20-50 años. Suele cursar con fiebre, malestar general y dolor sordo en región anterior del cuello, y hasta en un 55% de los casos los pacientes presentan clínica de hipertiroidismo. En la exploración física se observa normalmente una glándula tiroidea dolorosa y aumentada de tamaño. La VSG suele estar muy elevada por encima de 50 mm, siendo prácticamente excluyente si la VSG es normal. Presenta un patrón hormonal típicamente trifásico con elevación de T4 inicialmente, disminuyendo gradualmente hasta niveles subnormales, con recuperación posterior.

CASO CLÍNICO: Hombre de 39 años, sin antecedentes de interés, que consultó por cuadro de febrícula de 4 semanas de evolución, seguido de fiebre de hasta 40ºC en la última semana, acompañado de odinofagia leve, sudoración profusa, anorexia y pérdida de unos 6 Kg de peso. Había seguido tratamiento con amoxicilina-clavulánico, levofloxacino y telitromicina, sin mejoría. La exploración general fue anodina, con una frecuencia cardiaca de 85 pmin. No se palpaban bocio ni adenopatías. Entre las pruebas complementarias destacaban: GOT 52, GPT 134, g-GT 270, fosfatasa alcalina 319,  proteina C reactiva 12.3, VSG 35. Proteinograma: hipoalbuminemia y aumento de alfa2 y beta globulinas. Hemocultivo negativo. Serología de VIH, VHB, VHC, VEB, Brucella y CMV negativo. Ecografia abdominal  y TC cervical anodinos. Ante la sospecha de un proceso de origen infeccioso se inicia tratamiento con doxiciclina, sin mejoría. Se solicitaron entonces hormonas tiroideas: TSH 0.011µu/ml (VR: 0.2-4.2) y T4 libre 95 pmol/L (VR: 12-22). Se realizó una ecografía-doppler cervical observándose un tiroides heterogéneo, con aumento de tamaño a expensas del lóbulo derecho. Con el diagnóstico de tiroiditis subaguda se inicia tratamiento con prednisona vía oral remitiendo la fiebre a las 24h y mejorando su estado general.

COMENTARIOS: La tiroiditis subaguda es una entidad poco frecuente; no obstante ante un síndrome febril sin foco debemos incluirla dentro de los diagnósticos diferenciales (infecciones, neoplasias, enfermedades autoinmunes, idiopáticas, misceláneas). En el presente caso llama la atención la escasa sintomatología local y la ausencia de clínica de tirotoxicosis, junto con la alteración de la bioquímica hepática, lo cual dificultó el diagnóstico.

Volver